En este momento estás viendo Perfume con feromonas: qué hacen y cómo funcionan

Perfume con feromonas: qué hacen y cómo funcionan




Las feromonas son sustancias químicas que segregan los seres vivos dirigidas a provocar reacciones comportamentales en los individuos de la misma especie, ya sea con fines sexuales o sociales.

Si bien nosotros los humanos hemos perdido en gran parte el sistema olfativo, los olores siguen siendo un factor importante, aunque no determinante, en la atracción sexual.

Las feromonas, al ser moléculas presentes en el sudor y la piel, pueden ser captadas por nuestro olfato. La científica Winnifred Cutler las sintetizó en laboratorio en la década de los 80 del siglo pasado.

Recuerda algo de la novela El perfume, ¿verdad? Aunque no hay nada trágico en la historia científica. Cutler sintetizó las feromonas humanas y las embotelló para su venta. De esta forma, nacieron los perfumes con feromonas, que prometen aumentar la atracción sexual del sexo opuesto.

¿Cómo funcionan los perfumes con feromonas?

Se supone que estas feromonas sintetizadas se agregan a los perfumes convencionales. De esta manera, cuando te colocas en las muñecas y en el cuello unas gotas de estos perfumes, olerías de una cierta manera.

Ese olor natural sería captado por el olfato masculino o femenino y aumentaría el deseo sexual y las ganas de tener sexo, ya que funcionaría como una especie de estímulo olfativo.

Eso sí, hay que ponérselo después del baño, porque el agua lava completamente el olor de las feromonas y no quedarían rastros de ellas.

Si compras uno de estos perfumes, colócate unas gotas cuando vayas a tener sexo, y podrás experimentar incluso un incremento de tu propio deseo sexual.

¿Funcionan los perfumes con feromonas?

Las investigaciones científicas no arrojan resultados en firme sobre si nosotros los humanos nos movemos de igual forma que otros animales cuando se trata de sentirnos atraídos por alguien o por atraer a otras personas.

Claro que los sentidos son importantísimos en estos procesos de atracción sexual, muchas veces inconscientes, que tienen muchísimo que ver más bien con estructuras sociales y culturales de belleza que con factores biológicos.

Sentirnos atraídos por alguien es una mezcla de varias cosas: su aspecto general, la geometría de su rostro, la voz, la manera en que se viste, el tono de la piel, su olor, claro, y también nuestras propias experiencias previas y expectativas.

Ponerte unas gotas de perfume con feromonas seguro que te hará sentir más confianza al tener sexo, pero nada es mágico. El placer sexual que puedas obtener de la relación dependerá de ti y de la pareja que tengas, y del entusiasmo que pongáis en el acto.

No por nada se dice que el cerebro es el mayor órgano sexual que tenemos: por medio de la sugestión positiva que puede resultar del perfume con feromonas, las fantasías sexuales, la concentración a la hora de tener sexo, y la atracción que sientas por la otra persona, todo ello te ayudará a sentir un pleno placer sexual.

Naturalmente, estas sustancias resultan inocuas para la piel. Las casas más famosas de perfumes han sacado ya sus marcas emblemáticas con feromonas, añadiendo estas sustancias a sus fragancias convencionales.

Deja una respuesta